El poder del origen

Al menos una cuarta parte de la superficie terrestre del mundo pertenece es administrada, utilizada u ocupada por pueblos indígenas y comunidades locales. El rol que ocupan estas comunidades en la preservación de nuestro planeta es de vital importancia. A su vez, el interés por extraer de sus tradiciones y culturas técnicas que luego son replicadas por distintas empresas e industrias sacando provecho de las mismas para generar prendas u objetos atractivos y diferenciales sigue en aumento.

¿Pero realmente estamos inspirándonos en los pueblos indígenas para desarrollar nuestras colecciones o estamos explotando sus recursos y técnicas sacando provecho de las mismas haciendo apropiación cultural? Cada vez quedan más al descubierto casos de grandes empresas en la industria de la moda que se apropian de su cultura para generar nuevos productos de lujo o utilizar sus rituales culturales como parte de campañas publicitarias como el más reciente caso de apropiación cultural por parte de Marni por mencionar un ejemplo.

Cada 9 de agosto se celebra a nivel mundial el Día de los Pueblos Indígenas gracias al primer encuentro que se estableció entre Naciones Unidas y pueblos indígenas en tierras suecas en el pasado 1982. Si bien la celebración que se

les brinda está generando mayor interés internacional año tras año, la realidad es que aún queda mucho trabajo por hacer.

Los pueblos indígenas se encuentran dentro de los grupos de personas más vulnerables y explotadas a nivel mundial. Más del 86% trabajan en la economía informal. Además, según las Naciones Unidas, el 47% no cuenta con educación y son tres veces más propensos a vivir en situación de pobreza.

Existen más de 5000 diferentes culturas y más de 6500 lenguas en el planeta en el que vivimos. Los pueblos indígenas tienen invaluables perspectivas y soluciones sustentables para compartir y poder adoptar y preservar el planeta en el que vivimos.

Desde los orígenes han sido de las comunidades con mayor cuidado y respeto por nuestro planeta. A la hora de alimentarse, por citar un ejemplo, tienden a producir y consumir alimentos de la tierra, respetando sus ciclos y recursos, siendo conscientes de lo que se extrae y cómo lo utilizan. Esta producción y consumo que eligen adoptar tiene invaluables beneficios para el ecosistema y los recursos naturales que tenemos. Además, contribuye a que tengamos una vida y dieta más sana y ayuda a combatir el calentamiento global.

En la industria textil también se pueden encontrar cada vez más ejemplos de colaboraciones de marcas con pueblos indígenas, Cami Galfione, blogger por detrás de The Strawberry Blonde, cuenta en diferentes posteos, sobre distintas marcas de moda latinoamericanas que promueven el valor y trabajo de comunidades indígenas.

Hablar de sustentabilidad parece ser un tema cada vez más común y necesario. Cada vez son más las empresas que promueven el cuidado del planeta y asumen compromisos en sus modelos de negocios para promover el cuidado de La Tierra. Nuestra forma de consumir ha sufrido un impacto post Covid-19; muchos lo han tomado como un momento para reflexionar y ser más conscientes de lo que elegimos comprar con nuestras billeteras.

Pero para muchos, sigue siendo desconocido el poder y valor que generamos al apoyar a los pueblos indígenas que desde hace décadas promueven el cuidado y respeto del planeta que habitamos. Apoyar emprendimientos que fomenten y trabajen directamente con comunidades indígenas, donar nuestro tiempo o bienes económicos a Fundaciones que trabajan con dichas comunidades y compartir información a través de nuestras redes sociales, son algunos de los tantos ejemplos que podemos hacer para promover no solo el valor de los pueblos

indígenas, sino también la subsistencia del único planeta en el que podemos vivir.

Vivimos en una sociedad en la que lo nuevo es lo más valorado, la cantidad parece ser una necesidad indiscutible y cuanto más grande mejor. ¿Pero cuándo fue la última vez que realizaste una compra consciente?

De una forma u otra, la pandemia está ayudando a reflexionar, rediseñarse, adaptarnos a los nuevos cambios y aprender a valorar desde otro lugar.

Sin duda creo que estos momentos, donde el futuro por primera vez es incierto para todos, tenemos que aprovecharlo para estar más conectados con nosotros mismos. Nuestra casa, los que tenemos la fortuna de tener una, se convirtió en nuestro único refugio. Y como tal, redescubrir cada rincón y aprender a mirar con otros ojos cada cosa que nos rodea es un ejercicio que todos deberíamos hacer. El tiempo por primera vez para muchos pasó a sentirse más lento. ¿Y qué mejor que sacar ventaja de ello reflexionando y cuestionando lo que somos y tenemos?

La situación que estamos viviendo puede ser de muchos desafíos. Y la ansiedad, falta de motivación o tristeza puede llevarnos a tener conductas impulsivas en donde la cantidad de mails con ofertas, Ads en Instagram o comentarios boca a boca no ayudarían a ser conscientes con nuestras compras. Para muchos es más fácil caer en la tentación de comprar “para aprovechar el descuento” pero la realidad es que si se mira esa compra objetivamente, muchas veces no fue más que un impulso. Una creencia de pensar que de cierta forma nos sentiríamos mejor.

Ante cualquier compra deberíamos preguntarnos: ¿qué cosas son las que realmente me cambian el día? ¿cuáles son indispensables? ¿cuántas veces las usaría? ¿su calidad me ayudará a que perduren en el tiempo? ¿cuál es la mano de obra por detrás? ¿qué me genera esta compra en mi vida?

Conscientes o inconscientes de las compras que realizamos, cada vez que elegimos consumir algo estamos colaborando en la demanda de cierto producto/servicio y, por ende, su permanencia en el mercado. Frente a la realidad mundial

en la que nos encontramos, apoyar pequeños negocios locales nunca fue más importante. Tanto para los pequeños productores como para la economía de nuestro país y el cuidado de nuestro planeta.

Y como expresa Richard Dennis: “No pienses simplemente en ti y tus decisiones de compras, piensa en tu comunidad y las decisiones que se podrían hacer de forma colectiva. Porque cuando las comunidades se juntan, logran que surjan los cambios”.

SIGUE CONECTADO

  • Facebook Clean
  • White Instagram Icon
J.I.S.png
Ponte en contacto

Contacto

  • whatsapp