Black gallery-3.jpg

Ph Jorgelina Pérez Manuel

Black Gallery

Por Ana Mola 

Instalada en Pueblo Garzón desde hace siete años, la galería fundada por Mercedes Sader y Pati Fernández Graña, nos enamora en cada visita. Si hay algo mágico para +mola es recorrer los kilómetros que nos separan de punta del este para llegar a las calles de balasto del pueblo, cruzar la plaza, seguir una cuadra y llegar a la galería. Al frente nos da la bienvenida una instalación escultórica de colores vibrantes -obra de pati fernandez graña- y nos invita a viajar por cada una de las exposiciones que nos proponen regularmente todo el año. El jardín de la galería se abre a un campo de horizonte lejano. Puro arte, mucha poesía. Aquí te compartimos el encuentro con +mola en el que conversamos sobre Black Gallery, su propuesta, sus artistas, que pasa con el mercado del arte, como es en Uruguay y qué proyectos tienen para este año.

Pueblo Garzón es un polo artístico y gastronómico ineludible donde Black Gallery es una de las galerías pioneras del pueblo. ¿Qué élas llevo a elegir este lugar fuera del tradicional circuito de galerías de arte de Punta del Este?

Desde hace muchos años que frecuentamos el pueblo y sus alrededores y siempre nos atrajo la magia que tiene de grandes espacios, de calles anchas, casas con jardines detenidos en el tiempo, ritmos lentos ideales para el encuentro y la conversación. Muchos visitantes de todas partes del mundo llegan atraídos por la alta gastronomía y los productos locales de excelencia. También fuimos conociendo a extranjeros que residen parte del año aquí y que están vinculados directamente al arte, por lo que cuando decidimos abrir una galería de arte contemporáneo con

un perfil de artistas mayoritariamente uruguayos, nos pareció el lugar

indicado para mostrar arte de calidad a un público internacional.

La pandemia trajo cambios a todo nivel y se hace imposible no hacer referencia a la situación actual. En este sentido vemos cómo las galerías de arte fueron utilizando otros recursos para exponer obras -mediante páginas web, podcast, redes sociales- buscando de esta forma la visibilidad de las piezas y, por ende, la posibilidad de compra. ¿Qué cambios hicieron en el funcionamiento de la galería durante todo este tiempo?

El modelo de negocios de una galería de arte se sustenta en buena parte, en la participación en ferias de arte internacionales. Existen cientos
de ferias de arte en el mundo. En Miami por ejemplo, en los primeros días de diciembre tiene lugar Art Basel -la más prestigiosa-, que tiene

su sede inicial en Basilea y posteriormente se extendió a Hong Kong y Miami. Paralelamente se desarrollan allí más de 20 ferias satélite. Las ferias concentran y sirven de nexo entre los distintos actores del mundo del arte, los coleccionistas, los curadores y directores de museos y Fundaciones, el público y las galerías. Son los espacios donde vas a ver arte -que ha pasado por un proceso de selección, tanto por la galería como por los comités de admisión de las ferias- dirigido a un público internacional. Ese contacto, que es fundamental en nuestro trabajo, se vio afectado casi totalmente. En marzo del año pasado nos quedamos con los pasajes de avión en la mano. Desde hace varios años en abril participamos de la feria de arte de Perú, Art Lima. Las ferias de arte se empezaron a suspender y algunas se hicieron online.

Viendo que teníamos que cancelar nuestra participación en ellas, concentramos nuestros recursos en muestras y ferias online y reforzamos la presencia en redes. También decidimos adelantar la apertura de la temporada de muestras en la galería y es así como no hemos parado de hacer exposiciones y eventos presenciales para pequeños grupos.

Al momento de programar una exhibición ¿Qué aspectos tienen en cuenta y cómo seleccionan a los artistas?

El proceso de conocer la obra de distintos artistas puede partir
de nuestras inquietudes -siempre estamos mirando, buscando, investigando, somos curiosas!- o del acercamiento del artista a la galería. Luego la selección es sumamente personal y se basa en el perfil de obras que trabajamos. Nos interesan distintos medios, desde los
más tradicionales como la pintura y la escultura, a la fotografía, ya sea analógica, vintage, experimental, el arte textil, la cerámica, la instalación. También trabajamos en propuestas expositivas específicas para las que buscamos e invitamos a participar puntualmente a algunos artistas.

¿Cómo definirían el trabajo de Black Gallery?

La galería conecta, básicamente al artista con el público y los coleccionistas. Por lo que nuestro trabajo consiste en hacer posible ese nexo y profundizar el contacto con ambos. La relación con los clientes no es solamente ofrecerles obras de arte. Además de la calidad de la oferta, se trata también de aconsejar y orientar de forma personalizada, acompañando al cliente a vivir la experiencia de entrar y pertenecer al mundo del arte, generando contenido enriquecedor además de inversión económica. Con los artistas trabajamos en estrecha colaboración, para difundir
su obra y ayudarlo a formar y mantener su carrera; esto va más allá de la galería, es un trabajo que nos conecta con museos, fundaciones, curadores, ferias de arte. Ambas relaciones son a largo plazo y es esencial desarrollar la confianza, la integridad, la transparencia y una ética que es el sustento de todo esto. Nos interesa trabajar también haciendo propuestas menos convencionales para una galería pero que aportan valor y están vinculadas a la formación, a la preservación del legado de figuras históricas de nuestro arte, a las relaciones con otras áreas que nos vinculan, como el cine, la arquitectura o el diseño.

A nivel nacional, ¿Sienten que existe mayor avidez por el mercado del arte? ¿A qué se debe?

Sentimos que hay más interés por el arte en general. En los últimos
años en Uruguay se viene desarrollando una Feria de arte internacional -Este Arte en Punta del Este que lleva siete ediciones-, una bienal -la de Montevideo que va en su cuarta edición - y el festival Artfest en Garzón -en su quinta edición-, que es parte de la Fundación Campo, un programa de residencia de artistas a nivel mundial. Los museos y las galerías

tenemos más presencia y visibilidad en las redes sociales. Son acciones que a mediano y largo plazo tienen un efecto de cambio.

¿En qué se rige el mercado del arte para dar valor a tal o cual obra?

El valor de una obra de arte depende de varios factores.
Primero hay una cuestión de soporte, de medio, material. Un artista que trabaja por ejemplo en mármol de Carrara o en papel, indudablemente que el valor de las piezas resultantes será diferente. En segundo lugar, incide la trayectoria del artista, en qué punto de su carrera se encuentra, si está recién empezando, o está en la mitad de su carrera o si es un artista consagrado; si lo representa una galería o no, si ha hecho muestras individuales en museos importantes o estado en residencias internacionales o ganado premios, etc. Cuando la obra de arte llega a una casa de subastas a nivel internacional los valores se establecen públicamente. Por eso es importante informarse antes de adquirir una pieza.

Si alguien quiere incursionar en la compra de obras de arte para comenzar su propia colección ¿Qué le recomiendan?

¡Nos encanta la idea! Es una de las áreas que desarrollamos en la galería con más energía. Es un desafío tanto para nosotras como para los nuevos coleccionistas, ya que se trata de amplificar la mirada y enriquecer su mundo.

Lo más importante es que una obra te tiene que gustar, te tiene que llegar, tenés que conectar con ella desde algún lugar personal. Luego es fundamental informarse, educarse, investigar sobre el artista, o el movimiento al que pertenece, la obra y demás. Es una etapa muy placentera.

Tenés que dedicarle un poco de tu tiempo. Nuestra mayor recomendación: miren, miren, miren. Hay que ver buen arte, visitar museos, ferias, galerías.

Black Gallery mantiene un ciclo de arte en el hotel L´Auberge en Punta del Este. ¿De qué se trata?

El hotel nos convocó para organizar un Ciclo de Arte curado por Black Gallery. L’Auberge es un clásico histórico de Punta del Este y siempre está promoviendo el arte en sus distintas formas. La idea de llevar arte contemporáneo a esos espacios tradicionales nos pareció sumamente interesante. Y es así como ahora estamos trabajando en la quinta edición del ciclo. La propuesta consiste en una exposición que dura dos meses, un encuentro y conversatorio con artistas, curadores, incluso coleccionistas.

Black gallery-5.jpg

PATI FERNÁNDEZ GRAÑA | ARTISTA & GALERISTA

¿Sentís que estar en los dos roles - como artista y galicista - es un plus?


Sí. En primer lugar me siento artista. El rol de galerista, que es relativamente nuevo en mi vida, me ha ampliado la mirada, me ha hecho crecer también como artista. Descubrí con la práctica que el trabajo del galerista es muy noble y ”silencioso”, muchas veces invisibles. Me ha aportado mucho en lo personal.

¿Cómo es tu proceso creativo?

La pintura sobre un lienzo es mi forma de expresión más cercana, a veces también elijo trabajar en instalaciones y esculturas, me interesan otros materiales y sus resultados. Mi obra es abstracta y mi búsqueda es la búsqueda del equilibrio, ya sea en las formas -con lo curvilíneo u orgánico y lo geométrico- o en el color. Elaboro mis colores que son fundamentales en la exploración artística y en el resultado final.

MERCEDES SADER | UNA MIRADA REFLEXIVA

¿Cuál es la función específica de la curadora?

Es un puente, un nexo, una pensadora que propone una visión. Cuando hay una distancia entre los movimientos artísticos contemporáneos y el público, la curadora es la mediadora, la que los acerca. Es imprescindible conocer, comprender el propio tiempo y tener una mirada informada sobre el mundo del arte, y, además, una mirada reflexiva. Hay distintas formas de ejercer la curaduría, me gusta pensar que se trata de contar un cuento, hay un tema y hay personajes, los artistas, sus obras, el tiempo

y el espacio expositivo y la mirada del espectador. Todos esos elementos se toman en cuenta para formular la propuesta de una exposición. Y todos los detalles cuentan para hacer de una visita a una exhibición, una experiencia que te enriquezca.

Black gallery-4.jpg